3 de enero, lunes — 3

Cómo odio despertarme tan temprano para ir a trabajar pero otra no hay. 3:50 para ser exactos. Es divertido ver a la misma gente que sube en el colectivo en ese horario, ya se hacen todos caras conocidas.

Mayormente me quedo dormido en el tren y en el colectivo, a veces me despiertan en Constitución cuando llegamos. La música que escucho es muy relajante (Cigarettes After Sex y bandas indie argentinas) y ayuda a que me quede dormido aunque no quiera.

Cuando estoy en el tren, volviendo del trabajo, me entero que los trenes sólo iban hasta Temperley por lo que me quedé esperando unos 15 minutos ahí y, después, el tren retomó su recorrido hacia Glew. Por suerte no me tuve que volver en colectivo porque hacía mucho calor.


Te busqué siglos en este mundo
Y te encontré una tarde en la estación
Ahora puedo entender que desde siempre te busqué

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.