27 de febrero, domingo — 58

Hoy salí, aunque sea un rato. Lo más divertido del día es que nos encontramos a Simon Leviev (?) en Palermo, quien nos pidió indicaciones en inglés con su traductor de hebreo a español (sí, un quilombo). Ahí me di cuenta que no estoy tan mal con el inglés, porque me entendió. Bah, nos entendió. Antes habíamos ido a comer a una confitería / cafetería y me pedí un Ice Mocca con una medialuna de jamón y queso que estaba riquísima. El lugar era chiquito pero la comida muy rica. Después, cuando llegué a casa, toda mi cabeza empezó a pensar todo en inglés, inventaba toda una conversación y no pude dormir. Quise dormir la siesta pero no hubo chance. Ahora estoy acá, escribiendo esto antes de que me olvide lo que hice hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.