19 de marzo, sábado — 78

No tengo muchas ganas de escribir hoy, estoy cansado. Otro día más de cursada larga. Sigo aprendiendo cosas nuevas y me motiva demasiado. Estoy administrando mejor mis tiempos y tengo mi cabeza mucho más ordenada. Volví a programar como lo hacía hace casi 1 año y a estar más en contacto con la tecnología e informática que tanto me encanta. Leer me pone de buen humor. Escribir estas cosas, también. Estos últimos días de marzo, de cada año, no son para nada buenos. Es mi vida pasada y no la puedo cambiar aunque quisiera. Por suerte hay personas que te hacen olvidar esas cosas, que te empujan hacia adelante y ayudan a proyectar algunos sueños. Me escuchan, me entienden, etc. La vida se torna difícil a veces pero ahí están. No soy dependiente de ellos, ni mucho menos. La alegría es algo que saben manejar muy bien (hablo en plural aunque se trate de una sola persona). La libertad me hace sentir bien, cosa que antes no tenía. Estoy progresando mucho, individual y grupalmente (aunque socialmente no me interese mucho). Escribo esto con sueño y puede haber muchas incoherencias, no se preocupen que estoy muy bien, resumiendo. Me sigo sintiendo mal por lastimar a las personas que lastimé, me duele el alma. Habiendo pasado mucho tiempo, espero que estén mejor. No me tengo que meter más en ese tema, ya lo sé. Lo tengo bien claro. Voy a dejar de escribir porque me voy a ir por las ramas. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.