17 de abril, domingo — 107

¡Por fin es Pascuas! ¡Por bien puedo romper el huevo que me compré en Rapanui! Estaba riquísimo como cualquier cosa que puedas comprar ahí. Valió la pena. Darse un gusto nunca está de más, hay que pensar en uno mismo a veces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.