21 de abril, jueves — 111

Transcripción de cuaderno: Cada vez tengo más sueño a la mañana, ya no sé qué hacer. Ya voy por la segunda taza de café bien lleno y… pensándolo mejor, no sé si es sueño o un poco de tristeza. Creo que mi vida se volvió rutinaria otra vez. Ayer saqué una entrada para ir a ver a La Oreja de Van Gogh y estuve contento. Hoy ya no siento esa misma intensidad (supongo que ese sentimiento volverá unos días antes que empiece el show). Y si hablamos de shows no podemos dejar atrás al Primavera Sound. Ya dijeron el line-up de Chile y probablemente venga Cigarettes After Sex a Buenos Aires, pero todavía dudo. Mi día típico es: ir a trabajar; programar, leer o escribir, salir del trabajo rezando para que en el tren haya asientos disponibles y así poder viajar tranquilo, llegar a mi casa, tomar tereré con mi hermano, acostarme con la computadora hasta las 19:30, bañarme, esperar que esté la comida mientras escucho un poco de música, cenar, estar un rato con mi perra, fumar (pequeño detalle que me olvidaba) y acostarme a dormir, para que al otro día sea todo igual, hasta que llega el sábado y curso (una de las partes divertidas). Y así toda la semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.